Villa de Mazo

Villa de Mazo
02/11/2020

La Villa de Mazo, municipio del este de la isla de la Palma, esta emplazado entre la cercana Breña Baja y las lavas del Volcán de Martín. ste municipio, con una superficie de poco más de 70 kilómetros cuadrados, ocupa el tercer puesto en extensión entre todos los municipios palmero.

En cuanto a paisaje, posee una orografía no demasiado abrupta, con tierras fértiles para cultivos y mucha vegetación, ofreciendo a los ojos de los visitantes una maravillosa panorámica de verdes adornando los 15 barrios con que cuenta la Villa.

Es Mazo un pueblo eminentemente agrícola y rural, como toda la isla, pero también es un pueblo culto; de su seno han salido numerosos hijos ilustres, de los cuales se sienten, con razón, muy orgullosos los "mazuqueros".

La artesanía juega un papel fundamental entre sus gentes, especialmente la mujer, que es famosa bordadora y ostenta el mayor número de artesanos censados de toda la isla. 

Cabe añadir que Mazo también es famosa por los vinos ya que, en su suelo de origen volcánico, se cosechan unos caldos de calidad reconocida, especialmente los famosos "vinos tintos del Hoyo", que son comercializados por una asociación de viticultores.

Su pequeño casco histórico es agradable de pasear: a través de sus antiguas calzadas empedradas se puede degustar el sabor de la tradición y la historia palmera. Su plaza está rodeada de bellos edificios clásicos, como el del Ayuntamiento. La tradición artesana queda patente en la Casa Roja, en la cual se pueden adquirir productos manufacturados.

Una red de senderos bien señalizada permite al visitante adentrarse en la rica naturaleza del Parque Natural de Cumbre Vieja. Y merece la pena acercarse al parque arqueológico cueva de Belmaco, una zambullida en el arte rupestre y el pasado aborigen de La Palma.

El templo de su patrón, San Blas, es una bella construcción con tres naves, del siglo XVI.

También llamada Villa del Corpus, por celebrarse allí este día con singular devoción, confeccionando tapices, arcos y alfombras artísticamente decorados con productos vegetales, en los que se refleja el arte y la destreza de los hombres y mujeres de este pueblo.

La costa de la Villa de Mazo está diseminada de pequeñas calas que sus habitantes generalmente utilizan como zonas de baño. Las más frecuentadas y que ofrecen mejores condiciones son las de La Bajita y La Salemera, ambas de acceso por pista asfaltada, oleaje moderado y ventosas. Si bien La Bajita es de callaos, La Salemera está formada de arena amarillenta y dispone de algunos servicios.

Historia

Su territorio coincide con el que ocupaba el prehispánico cantón de Tigalate, y se hallaba unido a Fuencaliente hasta 1837.

El pueblo de Mazo recibe el título de Villa el 18 de marzo de 1878 bajo el reinado de Alfonso XII, para diferenciarla de otras localidades del territorio español con el mismo nombre. 



Le puede interesar...