Garafía

Garafía
31/10/2020

Garafía es uno de los pueblos del noroeste de la Palma y abarca unos 102 km2, la mayoría de ellos cubiertos de verdes y frondosos pinares cuya extensión abarca desde el mar hasta la cumbre. Y es en esa cumbre, a 2.426 metros, donde están instalados los 6 telescopios que forman el Observatorio Astrofísico del Roque de Los Muchachos, el cual se ha convertido en uno de los más importantes del mundo, gracias a la limpieza y calidad del cielo del norte de la isla de La Palma.   

Extenso y diseminado pueblo, donde sus 14 barrios se encuentran separados por profundos y escarpados barrancos. La gente convive con una gran densidad de Espacios Naturales Protegidos que permiten que estas zonas conserven una gran calidad medioambiental. La capital del municipio es Santo Domingo, un casco urbano en el medio rural con mucha historia y secretos escondidos bajo sus calles empedradas.

El aislamiento, motivado por una orografía hostil, ha hecho que este laborioso pueblo se haya despoblado considerablemente. Tiene extensos bosques de laurisilva y pinar, junto a magníficas zonas para la ganadería y la agricultura.

Siempre ha sido el municipio ganadero por excelencia, especialmente de ganado vacuno, aunque ha venido a menos en los últimos años, aumentando en cambio los rebaños de ganado caprino para la producción de queso. En la tradicional fiesta de San Antonio del Monte, los días 12 y 13 de junio, tiene lugar la m s importante feria de ganado de la isla.

Otra de las señas de identidad con que cuenta el municipio son, sin duda, las espectaculares colonias de dragos supervivientes de una vegetación termófila de antes de la conquista, convirtiéndose en un patrimonio natural único a nivel mundial.

Lugares de interés

La Villa de Garafía cuenta con lugares únicos en los que el visitante puede perderse en el tiempo y olvidarse de las preocupaciones. Lugares mágicos como el Puerto de Santo Domingo, La Fajana de Franceses, la costa de Juan Adalid, el Parque Cultural de La Zarza, los caseríos de El Tablado y Franceses, el Parque de Ocio y Naturaleza de San Antonio del Monte, la zona de viñedos de Briesta y El Castillo, los bosques de dragos de Buracas y El Palmar o los molinos de viento tradicionales de Las Tricias, Santo Domingo y Llano Negro, este primero, hoy en día, convertido en el Museo de Interpretación del Gofio (MIGO).

La iglesia de Nuestra Señora de la Luz, en Santo Domingo, es el monumento artístico mas sobresaliente. Data del siglo XVI y tiene unos magníficos artesonados en madera del país.Es muy interesante visitar Buracas, en el barrio de Las Tricias, donde hay una nutrida colonia de dragos y un molino de viento.

En el puerto de Santo Domingo nos encontramos, junto a la costa acantilada y bravía, dos pequeños islotes.

Historia

El territorio del municipio de Garafía coincidía con el antiguo cantón de Tagalguen. Según los documentos del siglo XVI sobre Garafía que se conservan, este municipio fue poblado por moradores ricos portugueses, muchos de ellos judíos expulsados de su país. En 1576, el rey Felipe II cedió a los siervos, esclavos liberados, campesinos y aparceros, la mayor parte de la tierra propiedad de la Corona para que la explotaran a cambio de la quinta parte de los productos cosechados, denominado entonces el pago del “quinto real”. Con los años, la administración de los quintos pasó al Cabildo y, más tarde, a los ayuntamientos. Los campesinos de los demás pueblos dejaron de pagar el tributo histórico. Pero Garafía estaba aislada por tierra y dominada por administradores y ayuntamientos que cobraron el impuesto del “trabajo de quintos”, hasta que el 6 de febrero de 1.987, el Gobierno autónomo canario acabó con esta situación medieval. En 1906, el rey Alfonso XIII le concedió el rango de villa municipal.

El aislamiento secular convirtió Garafía en “otra isla”. La carretera general llegó a Santo Domingo en los años sesenta del siglo XX. 



Le puede interesar...