Breña Alta

Breña Alta
31/10/2020

Breña Alta es un municipio palmero, situado muy cercana a la capital palmera, a la que contempla desde el Mirador de la Concepción, y con la que comparte la antigua pero restaurada Playa de Bajamar, contigua al Puerto de santa Cruz de la Palma. 

Breña Alta se asienta en un bonito valle el medianías del sureste de la Isla Bonita. En su superficie, de 31 kilómetros cuadrados de extensión, su población está esparcida en un amplio y hermoso valle, salpicado de palmeras y algunos dragos y repartida en los barrios de Botazo, Buenavista, Las Ledas, El LLanito, Miranda y Breña. La capital del municipio es San Pedro.

En sus feraces tierras se cultivan toda clase de productos, siendo muy famoso el tabaco de esa comarca, con el cual muchos artesanos de la localidad elaboran primorosos "puros palmeros".

Hay que destacar también una gran tradición artesanal en la confección de utensilios domésticos, como son seretas, balayos, sombreros, cestos....

Sobre el Risco de La Concepción est enclavado el mirador del mismo nombre, desde el cual podemos ver Santa Cruz de La Palma, el Puerto y todo el valle de Las Breñas.

Tiene como patrón a San Pedro Apóstol, cuyos festejos populares transcurren dentro de una gran animación el dia 29 de junio.

Es digno resaltar las Fiestas de la Santa Cruz, que tienen lugar en las dos Breñas y parte de Mazo, donde las numerosas cruces son delicadamente adornadas por los vecinos, en una fiesta llena de tradición y arraigo popular. 

Historia de Breña Alta

En los tiempos prehispánicos estas tierras estaban destinadas al pastoreo del ganado de los Benahoritas, los aborígenes de la Palma. Tras la conquista, pasaron a ser territorios repartidos entre las familias castellanas de alto poder económico. Los burgueses y nobles residentes en la capital, Santa Cruz de La Palma, se construyeron grandes haciendas para veranear, en el alto valle cercano a las cumbres, donde se podía disfrutar de un clima mas fresco durante la estación del verano. Dedicaron grandes extensiones de sus propiedades al cultivo de la viña, el cereal, y los frutales. En el siglo XVI, sus vinos se consideraron los mejores de la isla, y ya empezaron a conocerse fuera de las islas.

Cuando, a mediados del siglo XIX, regresaban a su tierra los emigrantes palmeros que habían tenido que emigrar a Cuba soñando con hacerse ricos en otras tierras, introdujeron  con ellos en la isla el cultivo del tabaco, y La Breña se convirtió en una de las mejores zonas para la producción del novedoso cultivo. Y en casi todos las zonas de la isla, hombres y mujeres se dedicaron a cultivar la hoja de tabaco, dando a la Isla de la Palma, y sobre todo a Breña Alta, la fama de producir uno de los tabacos mas suaves y olorosos, con los que la elaboración de los tradicionales Puros Palmeros.



Le puede interesar...