Inicio Información general Tradición y cultura

Tradición y cultura

04-07-2012

Cultura

A veces, la condición de isla es una ventaja. En la Palma, por lo que a la artesanía se refiere, lo ha sido durante mucho tiempo. Y lo sigue siendo. lugar de paso y encuentro, cruce de caminos, mentalidades y culturas, no sólo ha sabido recibir las mejores influencias, sino que ha sido capaz tal vez por su teórico aislamiento, de conservar algunas de sus más valiosas esencias. La riqueza artesana es, sin duda, una de ellas.

En tiempos uniformadores y despersonalizados, cuando todo tiende a hacernos iguales (sin ser, por eso, más solidarios), la isla canaria de la Palma ofrece al visitante, y al que en ella habita, el placer por las cosas pequeñas, el goce cotidiano por el trabajo bien hecho, el deslumbramiento por cuanto, salido de manos expertas y de sabidurías centenarias, sigue siendo hermosamente útil, artísticamente necesario. Es por lo que resulta evidente, por lo que al producto final se refiere; porque hay más, mucho más, simbolizado en instrumentos y procesos, en materias primas y conocimientos, desaparecidas por desgracia en muchos otros puntos de nuestra geografía, pero milagrosamente, lógicamente, razonablemente vivos sobre suelo palmero.

Por eso, quienes hasta estas privilegiadas tierras llegan, se convierten (a poca sensibilidad que tengan) en sorprendidos descubridores de la artesanía, uno de sus muchos tesoros ocultos. No se entenderla aquí una novia que no llevara en la dote sábanas y manteles trabajados a mano, ni un ajuar de recién nacido sin pañuelos y juegos de cuna, mandados a bordar o hechos en la propia casa. Como tampoco se entenderla un visitante que no disfrutara del placer de robarle a la Palma, de vuelta inevitablemente a casa, un trozo de su esencia en forma de seda, cerámica, bordados, tabaco, madera o cestería. Que de todo eso, y mucho más, hay en este mágico universo isleño



Lo más leído