Inicio Qué ver Paisajes naturales Caldera de Taburiente
Imagen no disponible

Caldera de Taburiente

04-07-2012
"Su alto valor científico y sus paisajes excepcionales, atraen a multitud de visitantes que, año tras año, admiran esta colosal maravilla de la naturaleza"

Servicios:

Carente de servicios

Longitud: Anchura media: Grado ocupación: Tipo arena: Condiciones: Composición:

El paisaje palmero adquiere en La Caldera de Taburiente dimensiones únicas. Declarada Parque Nacional en 1.954, su alto valor científico y sus paisajes excepcionales, atraen a multitud de visitantes que, año tras año, admiran esta colosal maravilla de la naturaleza. Los estudiosos coinciden en señalar que su origen proviene de la erupción de una serie de volcanes submarinos que levantaron una gran masa montañosa hasta una altura superior a los 3.000 m. La erosión y el tiempo geológico la han convertido en un cráter colosal en forma de herradura con salida hacia el mar por el Barranco de las Angustias.

Las inmensas proporciones de su cráter lo convierten en uno de los mayores del mundo, con 28 km. de perímetro y 1.500 m. de profundidad. En su interior, el monolito Idafe, altar aborígen en el que se adoraba al dios Abora, está rodeado por un espectacular anfiteatro de montañas, cubiertas frecuentemente en invierno de nieve, con alturas de hasta 2.426 m, como el Roque de los Muchachos, donde se encuentra el observatorio astrofísico más importante del hemisferio norte. Otras cimas importantes son también Pico del Cedro (2.247 m.), Pico de la Nieve (2.239 m.), Somada Alta (1.926 m.), y Pico Bejenado (1.854 m.). La enorme depresión de la Caldera de Taburiente ofrece un espectáculo, mírese desde donde se mire, de extraordinaria majestuosidad, belleza y singularidad.

Su interior alberga, entre otras especies, helechos, codesos, cedros, brezos, fayas, así como corpulentos pinos, la especie vegetal más representativa, y cernícalos, grajas, cuervos, mirlos y pinzones, en el caso de la fauna. Por sus rocas y acantilados desciende torrencial el agua hasta confluir en el lugar conocido como Dos Aguas, donde ésta se canaliza para el consumo humano y el regadío.



Lo más leído